MOMOS: UN PLATO TÍPICO DE LA COCINA DEL HIMALAYA

Panipuri Viajes

08 octubre 2020

No hay comentarios

Uno de los platos que sin duda probarás durante tu viaje a Nepal, Tíbet, Bután o norte de India son los momos. Estas pequeñas bolitas de masa rellenas, que recuerdan mucho a los baozi chinos o a las gyozas japonesas, son tremendamente populares en el subcontinente indio, pudiéndose encontrar tanto en puestecillos callejeros como en los mejores restaurantes.

 

El origen de los momos es discutido, habiendo fuentes que lo sitúan en el norte de China e incluso en Mongolia. En cualquier caso, los momos consumidos en el subcontinente indio provienen del Tíbet, desde donde se expandieron hacia el sur a partir de la diáspora del pueblo tibetano, adquiriendo al mismo tiempo el característico sabor especiado que tanto gusta en esta parte del mundo.

 

 

La masa de los momos se basa en una mezcla simple de harina blanca y agua, posteriormente rellena con diferentes ingredientes. Si bien el relleno tradicional es la carne de búfalo o yak (debido a la escasez de verduras en el Tíbet), al llegar a India la receta se adaptó a la dieta mayoritariamente vegetariana de los hindúes, encontrándose momos rellenos exclusivamente de verduras, de queso (paneer) e incluso tofu. En su versión cárnica, también se pueden encontrar momos rellenos de pollo, cordero, cabra… según las preferencias y gustos propios de la zona. En la actualidad, la sofisticación de la gastronomía ha hecho que se preparen momos con masas más elaboradas (por ejemplo, con espinacas) y hasta que se produzcan nuevos inventos, ¡como los momos dulces!

 

 

Además de encontrar diferentes tipos de momos en función de sus ingredientes, también podemos encontrar diversas formas de cocinarlos y consumirlos. La forma más habitual es al vapor y mojados en diferentes salsas, pero también tienen mucho éxito los momos fritos, la sopa de momos y una variedad picante solo apta para los paladares más fuertes.

 

 

Así, sean cual sean tus preferencias gastronómicas, seguro que encuentras una variedad de momos que te guste. No dejes de probarlos durante tu viaje, pero cuidado: ¡son realmente adictivos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *