Logo-Panipuri-Footer

Tíbet: monasterios y palacios en el techo del mundo

9 DÍAS

Descripción:

Evocar el Tíbet ha sido durante décadas sinónimo de aventura, de paisajes de postal con el nevado Himalaya de fondo o del misticismo del budismo tibetano. Este viaje os permitirá conocer los monasterios y edificios históricos más importantes de Tíbet, acercaos a la vida de sus ciudades y el trajín de sus mercados, presenciar ceremonias con el murmullo de los mantras de fondo y el embriagador incienso llenando las sala y, en definitiva, profundizar en el día a día de un pueblo de costumbres arraigadas que vive en el techo del mundo.

Itinerario:

Ver más Ver menos Día 1: LLEGADA A LHASA

Tras aterrizar en Lhasa desde China o Nepal, vuestro guía y conductor os estarán esperando para acompañaros a vuestro hotel. Tendréis la tarde libre para descansar, dar un paseo mientras os aclimatáis a la altura y empezar a tomarle el pulso al nuevo país.

Ver más Ver menos Día 2: LHASA

Comenzaréis el día paseando por la callecitas de Barkhor (el barrio histórico de Lhasa), repletas de tiendecitas y talleres de artesanos, hasta llegar al Templo de Jokhang, epicentro de la ciudad y el templo más sagrado e importante para los budistas tibetanos. Cientos de peregrinos venidos de todos los rincones de Tíbet lo rodean constantemente en una kora (circunvalación) que puede durar horas. Acompañaréis a estos peregrinos antes de acceder al interior de templo, donde visitaréis sus dependencias e imponentes altares. También conoceréis su templo hermano, el de Ramoche. Tras almorzar os desplazaréis al Monasterio de Sera, situado en las afueras, cuyas dimensiones lo convierten en una ciudad en sí mismo. En él tienen lugar cada tarde conocidos debates en los que los monjes residentes discuten sobre filosofía budista, haciendo chocar las palmas de sus manos al defender sus opiniones. Sera es uno de los tres monasterios más importantes de la Secta del Sombrero Amarillo (la encabezada por el Dalái Lama).

Ver más Ver menos Día 3: LHASA

Hoy visitaréis el Palacio del Potala, una de las imágenes más conocidas de todo Tíbet. Situado en la Marpo Ri (colina roja), su altura a más de 100 metros sobre el valle os dará una buena panorámica de la ciudad, antes de conocer su rico interior. El Potala ha sido residencia de los Dalai Lama desde 1649 hasta el exilio del 14º Dalái Lama en 1959, y su interior está repleto de enormes obras artísticas que varían desde gigantescos thangkas hasta pagodas doradas, pasando por cuadros, relieves y todo tipo de artefactos con iconografía budista. Tras la visita, podréis uniros a la kora (circunvalación) que cientos de tibetanos hacen cada día alrededor del palacio. Por la tarde visitaréis Norbulingka, el palacio de residencia estival construido en 1780 por el 7º Dalái Lama, que junto con el Potala han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por su valor histórico y artístico.

Ver más Ver menos Día 4: LHASA – SAMYE – TSEDANG

Hoy abandonaréis Lhasa y empezaréis a adentraros en el altiplano tibetano en vuestro camino hacia Tsedang. Haréis parada en el Monasterio de Samye, considerado el más antiguo de Tíbet ya que se levantó en el siglo VIII, cuando el budismo entró en el país. El monasterio sigue activo y tiene una comunidad residente de monjes, a los que es fácil ver en ceremonias, salas de estudio o en los jardines usados para debatir. Una vez en Tsedang, visitaréis el templo de Traduk y el pictórico Palacio de Yumbulagang, que fue construido por el primer rey de Tíbet Songtsen Gampo en el siglo II AC, y cuya situación en una colina le hace presumir de vistas privilegiadas sobre el fértil valle que lo rodea.

Ver más Ver menos Día 5: TSEDANG – GYANTSE

Tras desayunar pondréis rumbo hacia Gyantse. En la ruta pasaréis por el lago Yamdrok, que situado a 4.447m es uno de los cuatro grandes lagos sagrados del Tíbet. Desde el paso de Kamba La (4.700m.) observaréis tanto sus aguas de intenso color turquesa como el colosal macizo del Monte Nojin Kangtsang (7.191m.), a cuyo glaciar os acercaréis tras ascender el puerto de Karo-La (5.020m). Una vez lleguéis a Gyantse visitaréis el Monasterio de Pelkor Chode, que atesora una de las grandes obras del arte tibetano: el Kumbum - el mayor chorten del Tíbet -, al que podréis subir para observar la majestuosidad del Dzong de Shigatse, una fortificación cercana que domina todo el valle, y el camino a Lhasa. Es conocida en todo Tíbet la leyenda de que si esta fortaleza era capturada por los enemigas, todo Tíbet también lo sería poco después.

Ver más Ver menos Día 6: GYANTSE – SAKYA

Hoy os desplazaréis hasta Sakya (4.313m.), donde visitaréis su conocido monasterio fortificado. Recubierto de un característico color grisáceo, este monasterio de aspecto muy diferente a todos los que habéis visitado durante el viaje, alberga en su interior una gigantesca sala de ceremonias rodeada de preciosos altares, y una gran biblioteca donde se encuentra el que dicen es uno de los mayores libros del mundo. Todo el complejo monástico gigantesco, cuya arquitectura recuerda a las fortalezas mongolas, está actualmente en uso, por lo que veréis monjes y novicios de todo el país hacer su vida en él.

Ver más Ver menos Día 7: SAKYA – SHIGATSE

Tras desayunar con calma os desplazaréis hasta Shigatse, la segunda mayor ciudad del Tíbet y antaño capital de la región de Tsang. Allí se alza el Monasterio de Tashilumpo, desde el que gobernaba el linaje de los Panchen Lamas. Antes de visitarlo haréis la kora (circunvalación) a su alrededor acompañando a los lugareños que molinillo de oración en mano la completan murmurando mantras y oraciones. En su interior encontraréis una auténtica ciudad con viviendas de monjes, varios templos y capillas presididos enormes altares y delicadas piezas de arte budista tibetano y hasta patios para el ocio.

Ver más Ver menos Día 8: SHIGATSE – LHASA

Hoy pondréis rumbo de regreso a Lhasa, empleando para ello una ruta diferente a la de ida, que transcurre junto al río Yarlung. Llegaréis a Lhasa para almorzar, tras lo cual tendréis la tarde libre para seguir explorando la ciudad a vuestro aire. Uniros a la interminable kora del Jokhang, visitar algún otro templo o perderos por los mercados y callejuelas son buenos planes con los que poner broche final a vuestro viaje.

Ver más Ver menos Día 9: LHASA - VUELO INTERNACIONAL

En función de la hora de vuestro vuelo, os trasladaréis antes o después hasta el aeropuerto para tomar un avión de regreso a casa. ¡Hasta la próxima, Tíbet!

Mapa:

Galería:

Información útil para tu viaje:

 Pasaporte: Tu pasaporte debe tener una vigencia de más de 6 meses desde el día de tu entrada en el país.

 

Visado y permisos: Para visitar Tíbet es necesario, además de un visado chino, un permiso especial que nosotros tramitaremos. En el caso de que entres a Tíbet desde Nepal, tendrás que estar en Kathmandu cuatro días laborables antes de la salida de tu vuelo a Tíbet para que podamos tramitarlo. Si viajas vía China necesitaremos gestionarlo 20 días del inicio del viaje. Este proceso cambia con frecuencia, así que a la hora de contratar tu viaje te informaremos de cualquier novedad si la hubiera.

Vacunas: Para viajar a Tibet no hay ninguna vacuna obligatoria (salvo la Fiebre Amarilla, si se procede de un país endémico). Las vacunas generalmente recomendadas son la Hepatitis A y B, Tétanos-Difteria y Fiebre Tifoidea.

 

La decisión de vacunarse o no es muy personal, por lo que te recomendamos pedir cita previa en tu Centro de Vacunación Internacional más cercano, al menos un par de meses antes del viaje, para ser aconsejado por un especialista.

 

Mal de altura: Debido a la elevación orográfica de Tíbet, algunas personas podrían sentir el llamado "mal de altura" al realizar esta ruta, ya que transcurre en su totalidad por encima de los 3600 metros. Es importante caminar despacio, hidratarse y descansar bien cada día, así como tomarse la primera tarde de descanso en Lhasa para aclimatar con calma y hacer el resto del viaje sin complicaciones. Todos los hoteles disponen de una bombona de oxígeno para emergencias y se puede adquirir en tiendas y farmacias unas más pequeñas, de tamaño menor al de una botella de agua, por si quieres llevarla contigo durante la ruta.

 

Seguro de viaje: Siempre que se viaja al extranjero es recomendable tener contratado un seguro de viaje. Si lo deseas, puedes contratarlo a través de nosotros.

Tíbet cuenta con un clima bastante peculiar debido a su altura, cercanía a los Himalaya y otras condiciones geográficas y topográficas. No existe una mejor temporada para visitar el país, por lo que elegir una u otra dependerá del motivo de tu viaje y las zonas que vayas a visitar. No es lo mismo hacer sólamente trekking en las montañas (para lo que es preferible que no llueva ni haga mucho frío) que visitar a los lugares de interés cultural, que están en núcleos urbanos.

 

 En líneas generales, podemos decir que los mejores meses para viajar a Tíbet son de abril a octubre. En esa temporada, las bajas temperaturas propias del invierno han dado ya paso a un clima más templado y agradable, aunque es importante tener en cuenta que julio y agosto son los meses de lluvia, y puede haber lluvias intermitentes durante algunas horas. En esos dos meses es también más probable encontrar nubes en la cordillera del Himalaya, dificultando la buena vista de sus altas montañas.

 

Desde noviembre hasta febrero son los meses más fríos, lo que no significa que sea mala época para viajar al país. Por las noches la temperatura baja varios grados bajo cero, pero durante el día son llevaderas si se está bien abrigado. A cambio puedes disfrutar de un ambiente religioso más íntimo en muchos templos y de una menor afluencia de visitantes. Es importante saber que durante la celebración de Losar, el año nuevo tibetano, el gobierno suele cerrar la entrada a Tíbet a visitantes extranjeros. Las fechas de Losar cambian cada año, pues dependen del calendario lunisolar, pero suelen coincidir en febrero.

 

Si tienes cualquier duda sobre qué fechas son mejores para tu viaje, no dudes en contactarnos. Estaremos encantados de darte toda la información que necesites.

Moneda: La moneda de Tíbet es el yuan chino (RMB), cuyo valor suele oscilar entre los 7-8 yuanes por euro a lo largo del año. Para conocer su valor actual puedes consultar este conversor de divisas.

 

Cambio de moneda: No te aconsejamos comprar yuanes en tu país de origen antes de viajar, pues el cambio que obtendrás será mucho más bajo. Nuestra recomendación es llevar suficiente dinero en efectivo y cambiarlo allí. Tu guía te ayudará a hacerlo.

 

Cajeros automáticos: Si necesitas sacar dinero, en Tíbet hay cajeros automáticos en todas las ciudades y pueblos medianamente grandes. Puedes sacar un máximo de 2500 RMB (unos 260 euros) por extracción, hasta un límite de 20000 RMB diarios.

Nuestros últimos artículos sobre Tíbet:

Momos: un plato típico de la cocina del Himalaya

Te presentamos un plato que no puedes dejar de probar en tu viaje a Tíbet, Nepal, Bután o norte de India.

A TU MEDIDA

Puedes modificar este itinerario a tu gusto para adaptarlo a tus días de viaje y presupuesto.

Esta agencia de viajes la lleva gente con un gran corazón. No puedo decir más, pues mis palabras desmerecerían un viaje que llevaré grabado en la retina y en el alma hasta el final del camino. ¡¡Gracias!!

Rosa

Viajó con nosotros en 2016

SOLICITA INFORMACIÓN

Nombre (obligatorio):

E-mail (obligatorio):

Teléfono:

Asunto:

Mensaje:

He leído y acepto la Política de Privacidad. (obligatorio)

Deseo suscribirme y recibir información de próximos viajes por email.



VIAJES RELACIONADOS

Tíbet

2 PROPUESTAS

Nepal

2 PROPUESTAS